11 jun. 2011

Él sabe

Él sabe, siempre lo supo.
ÉL jugó, él sólo gozo.

Las mentiras carcomieron su alma , los años no le fueron en vano.
Sus días marcados estuvieron por su soledad, por su frío engaño.
Hombre de vida, de placeres, de razocinio inconstante.
Hombre al fin y al cabo: hombre, vil ser humano.

Materializó su existencia recitando poesía y sentenció su tristeza vociferando alegría.
Cruel, falso y poco encantador. Él es y él lo sabe.

Y no lo extrañaré en mi silencio,
ni en mi jardín otoñal,
dónde yo lo encontré y a la larga alejé.


Él sabe, siempre lo supo pero ahora soy yo la que SABE LO QUE SIEMPRE SUPUSO.


No hay comentarios: