12 jul. 2011

Él

Y el sol nunca salió
Su vida se le marchitó,
sus hojas nunca tuvieron la clorofila que anhelaba
y sus riegos jamás alcanzaron el agua que lo vigorizara.

Esa era su vida,
un calvario que él se empeñaba en profundizar
triste,frío,.vacío o sincero como él lo llamaba.

No dude en comprender que "él" no era; pero cómo me cuesta entender que lo he de enterrar...
matar todo ese corazón que creí sentirlo latir y que no fue más que un espejismo de sus últimos días

Su final se acercaba, él me quería desvestir y apuñalar , él y sólo él quería ser el artífice de mis crueles días...
sabotear mi inocencia y desvalijarme de mis armas.  No dude en abrir mis ojos y percibir su maldad, no dude en darme cuenta que también ya lo amaba, ¿cómo alguién que resulta ser la mejor persona, termina siendo la más inhumana?¿cómo?, es algo que no creo comprender... su frialdad conmigo fue tal que al ser su pupila, maldije al maestro; y con ello, ¡ maldita la aprendiz!.

Él lo era todo, él lo tenía todo
le entregé mis primaverales abriles , como sé que fueron míos sus fértiles otoños.
La razón sabía lo que él hacía, pero mi corazón tambaleaba y no atinaba a dar pasos firmes de decisión, por momentos fui fuerte y en otros quisé volver a ser su niña. Quizás he ahí el error, quizás he ahí mi maldad.
No le dí derechos, no le di mi verdad, esperaba que la descubra más nunca pudo hacerlo tal cual, yo sólo quería amar y ¿él? asumo que enseñar.

" Maldito el maestro y ahora... ¿ maldita la aprendiz?

2 comentarios:

David dijo...

Miedo me da escribir, tienes razón, no hay manera más potente de falsearme.
Cuando me entrego a las palabras lleno de artificios mis vivencias.
Pero tampoco puedo asegurar que mientras vivo no estoy falso, soy un animal que no se puede mover, un animal que mas bien parece marioneta para fingir.
Siento ese vacio y tambien me enamoro de cualquier cosa que pueda llenarlo.
No hay nada más falso que las formas en que nos han enseñado a amar.
Nada hay a duras penas.
Nada más que la escritura que habla de los pesos que no se quieren cargar.


Viajaré a Lima el veintitres de Julio. Dejame conocerte percepción de mujer, a ti y al hedor del Edén.

- χΞη∆ * dijo...

Un miedo que nos es inherente, un miedo que acribilla como motiva a rugir. Yo acepto ese temor y lo transformo en valor es así como logro escribir, me libero de todo y reluzco a la verdad.
Tengo mucho que aprender y entre ellos está el saber diferenciar el hedor del Edén y el de Paris, tu propuesta me resulta interesante.