11 jul. 2011

Odisea

Me indaga la sin razón y perturba el corazón.
¿Qué quieres? yo sé, pero... ¿qué buscas? aún no lo sé.

¿Por qué atormentar?¿Por qué no avanzar?,
¿no te vastó mi sal?, llevarte mi mar...
aquel dulce encanto, mi hiel, tu veneno, nuestro existir..

Reapareces tal cual olas en el mar
tan frías a la vez como cautivadoras a la piel.
Y no sé en que bote has de zarpar, el porqué no te vas.

¡Lárgate!, ¡desaparece! o ¡quédate de una vez!
sólo quiero paz, sólo quiero despertar
de este letargo tan criminal:
el caminar sin tus besos, con tu sed.

No hay comentarios: